RECOMENDACIONES

LUZ y AIRE
Cuando hablamos de luz, nos referimos a la exposición de los rayos solares. En este punto cada especie tiene sus propias necesidades, pero, en general todas requieren la mayor cantidad de horas luz posibles. Es ideal el sol de la mañana (el del mediodía o la tarde es muy fuerte aquí en CHILE). Por eso lo primero que debemos asumir es que el pequeño arbolito debe vivir al aire libre expuesto a los cambios climáticos de acuerdo a lo requerido para cada especie.

Es posible entrarlo temporariamente, pero solo temporariamente (un par de días nomás).

ALIMENTOS
En este punto nos referimos al riego y a los nutrientes que los vegetales adquieren generalmente a través de las raíces.
Hay que tener en cuenta que los Bonsái son árboles y arbustos plantados y educados en cuencos de bajo contenido de substrato(tierra), por lo tanto deben ser regados mas frecuentemente que una planta común puesta en una maceta común. También aquí se debe observar que cada especie requiere una frecuencia distinta de otra; y que esta va a variar de acuerdo a la temperatura ambiente, la humedad, el viento, e inclusive a la granulometria (porosidad, esponjosidad) del substrato.
Por lo general en otoño y primavera será necesario un riego diario, en invierno uno cada tres o cuatro días y en verano uno o dos diarios. Observe siempre la superficie del cuenco. Si está húmeda todavía, no lo riegue.
Con el tiempo los nutrientes contenidos en el substrato se agotan y es menester incorporarles. Aquí es donde entran a jugar su papel los fertilizantes.
De acuerdo a lo que dicen las instrucciones de los mismos debe utilizar en su Bonsái la mitad de la dosis recomendada por el fabricante.
En primavera utilizar un activador de follaje (alto contenido de nitrógeno) cada 15 días, y en otoño un activador de floración (alto contenido de fósforo y potasio y bajo en nitrógeno) también cada 15 días.

CONTROL de PLAGAS
Hay que estar atento ante la aparición de insectos, ácaros, orugas, o manchas extrañas en el follaje. Como el tema puede resultar muy amplio recomiendo ante alguna de las sintomatologías mencionadas recurrir (árbol en mano) a su viverista de confianza para que le indique los pasos a seguir para su erradicación.

En pocas palabras: Ubíquelo en un lugar muy luminoso al aire libre, controle el riego y las plagas y recuerde fertilizarlo regularmente en primavera y otoño.

Con estos cuidados básicos el arbolito sobrevivirá, pero tan sólo con esos cuidados no dejara de ser un árbol contenido en una maceta.
Para ser un verdadero Bonsái o Pre-bonsái le van a faltar las prácticas esenciales que lo lleven a serlo.

En las hojas venideras usted encontrará información para ir logrando el conocimiento básico de esas prácticas, y digo básico porque esta página este pensada para el neófito absoluto. Le deseo, de todo corazón, la mayor de las suertes y el mejor de los resultados, que en la práctica del Bonsái es el placer del camino a recorrer