(56-2) 2202 8023 - 2202 6662 - 22029774

TIPOS DE BONSAI


Aquí nos referimos a especies provenientes de climas tropicales, climas con una temperatura constante a lo largo de todo el año.

Para poder cultivar adecuadamente la mayoría de ellas debemos protegerlas de los rigores invernales propios de los climas templados o subtropicales como los de la península ibérica. Es por eso que se les conoce como bonsai de interior. Dependiendo de nuestra zona climática este periodo será mas o menos largo. Incluso si vivimos en un clima muy benigno podemos llegar a cultivarlas en el exterior todo el año. Para los bonsai tropicales, el invierno es la estación crítica, porque las temperaturas descienden en general por debajo de 5 ºC (cuando son árboles que difícilmente soportan temperaturas inferiores a los 10-12 ºC). No obstante, en primavera y verano, también en otoño, muchas de estas plantas viven perfectamente en el exterior, incluso lo agradecen, puesto que largas temporadas en el interior de una casa acaban por restar vigor y lustre a la planta. Así, si se sitúan en el exterior en situación de semisombra, estos bonsai desarrollan una copa tupida y verde, mejorando notablemente su aspecto.

Pueden vivir en el interior de las casas siempre que se den unas condiciones básicas sin las cuales el árbol perecería sin remedio. No hemos de olvidar nunca que la vida y crecimiento de las plantas solo es posibles gracias a la acción de la luz, así pues, vamos a situarlas en el interior de nuestras viviendas o lugares de trabajo deberemos procurarles la iluminación suficiente para su desarrollo colocándolas muy cerca de una ventana (sin cortinas) e incluso complementarla con luz artificial especial para cultivo de plantas en interiores si fuera necesario (consultar iluminación artificial).

Las condiciones de un interior, aparte de la iluminación, difieren lógicamente a las de un exterior en cuanto a humedad ambiental, temperaturas y aireación. Para lograr un buen cultivo de un bonsai en un interior debemos tenerlo también en cuenta, no es la planta la que debe adaptarse a nuetras condiciones, hemos de ser nosotros quienes le proporcionemos las necesarias para su buen desarrollo.

Especies como los ficus, carmonas, zelkovas… se adaptan a interiores bien iluminados. Es necesario que las habitaciones estén bien ventiladas y sin calefacción; también que el bonsai esté lejos de fuentes de calor como televisores, bombillas, etc. El riego ha de ser frecuente, pero teniendo en cuenta que el exceso de agua en las raíces acarrea inevitablemente problemas de hongos patógenos. Es mejor espaciar los riegos dejando secar ligeramente el sustrato.

“La temperatura permite el crecimiento, la luz lo hace posible”

La semilla del bonsái germinó en China, creció en Japón y ahora da sus frutos en todo el mundo. Los conocimientos trasmitidos desde las culturas orientales, son ya algo habituales en nuestro entorno. Este es el caso del bonsái en el Mediterráneo. Después de aproximadamente unos 25 años, en los que algunos pioneros comenzaron aquí la difusión de este arte, podemos afirmar que han dejado de existir muchos de los tabúes o creencias infundadas sobre su cultivo. Años de trabajo e investigación con especies de nuestro entorno han llevado a conocer y ampliar las técnicas de cultivo y estética adaptándolas a nuestros árboles mediterráneos. En este aspecto, Mistral Bonsái ha mantenido desde sus orígenes un gran interés por potenciar el cultivo, como bonsáis, de estas especies autóctonas. Hoy en día existen en el mercado diversas publicaciones sobre bonsáis, y miles de aficionados en todo el país que albergan en sus colecciones tanto árboles chinos y japoneses como especies mediterráneas. Estas últimas, una vez superadas las dificultades debidas al desconocimiento de muchas de las técnicas de cultivo, se han prodigado como muy buen material para bonsái.

Las regiones a la orilla del mar Mediterráneo gozan de un clima único en el mundo. Este mar ha albergado numerosas civilizaciones a lo largo de milenios, siendo cuna de culturas que dan a toda la zona una personalidad propia y privilegiada. El ecosistema que se desarrolla a raíz de este clima es también exclusivo, ya que se cuenta entre los más ricos del mundo en cuanto a número de especies tanto en flora como en fauna. Especies vegetales como la higuera, el granado y sobretodo, el olivo, se identifican ineludiblemente con todo lo que envuelve al mundo mediterráneo. Los árboles mediterráneos están adaptados a un clima seco en el que las lluvias se producen en otoño y por lo general, de manera abundante. Las temperaturas no son extremas, sobretodo en invierno, ya que el mar ejerce un notable efecto tapón sobre los cambios de temperatura estacionales. A todo esto, los árboles adaptados a tales características son muchos, aunque no todos conocidos popularmente. Quizás el olivo, símbolo de la cultura mediterránea, sea el más famoso. En nuestro clima, estos árboles serán fácilmente cultivables como bonsáis.

Las técnicas de cultivo en bonsáis no varian (poda, pinzado, alambrado…) respecto a las orientales, sin embargo ello no significa la pérdida de la personalidad mediterránea del árbol. En la zona mediterránea, los bonsáis autóctonos pueden vivir todo el año en el exterior, aunque es necesario protegerlos de heladas y temperaturas extremadamente bajas. El riego ha de ser moderado, puesto que se trata de especies adaptadas a un régimen de lluvias escaso; utilizando tierras con buena aireación se logrará que la zona radicular del árbol no esté excesivamente empapada de agua.

Llamamos prebonsai al material susceptible de ser transformado en bonsai. La consecución de un bonsai es el resultado de años de aplicación de técnicas tales como podar, trasplantar, alambrar, etc. Muchos aficionados y profesionales del bonsai prefieren seguir la evolución de la planta, modelarla a su gusto y darle una personalidad propia. Por ello, los prebonsai se sirven en contenedores de plástico, para su cultivo hasta el momento de ser trasplantados a una cerámica de bonsai.

Con el paso de los años, una poda adecuada, la aplicación de buenas técnicas de alambrado y el trabajo esmerado del aficionado o profesional, convertirán lo que era un simple árbol en un auténtico bonsai.

Nuestro publico es muy amplio, proporcionamos bonsai formado de una gran variedad de especies, zonas climáticas, tamaños y formas, árboles que precisan tan solo de un mantenimiento, adecuados para coleccionistas, amantes de las plantas y como regalo, pero también llegamos al aficionado a modelar bonsai. Para ellos disponemos de árboles de muchas especies apropiadas para el cultivo como bonsai, que difícilmente podrán encontrar en viveros tipo para jardinería.

Dirección :
Calle Tupungato 8996 Vitacura, Santiago, Chile

Teléfonos :

(56-2) 2202 8023 - 2202 6662 - 22029774

Horario de atención:

Lunes a Viernes de 10:00 a 20:00 horas
Sábado de 10:00 a 17:00 horas

CONTACTO RÁPIDO

SIGUENOS EN FACEBOOK!